Mi personaje del mes: Fabiola Almarza Lorente-Sorolla

Fabiola Almarza Lorente-Sorolla, madrileña, es pintora y posee un taller de arte en Madrid. Es biznieta del genio Joaquín Sorolla y nieta de Helena, la menor de las hijas del pintor que, además, fue escultora.

MVyC: ¿Cuándo empiezas a pintar?
FALS: Parece ser que en el colegio dibujaba mucho, pero no lo recuerdo.  A mi me gustaba más correr, jugar y divertirme asi que no era muy consciente de ello.

Fabiola junto a una escultura de su abuela, Helena en el Museo Sorolla

MVyC: ¿Siempre has vivido en Madrid?
FALS: Nací en Madrid, pero vivíamos en Sigüenza porque mi padre era veterinario alli. A los 17 años me vine a Madrid ya con el propósito de dibujar y pintar.  En principio mi idea era entrar en la Escuela de Restauración, pero finalmente decidí hacer Grabado y empecé en la Escuela de Artes y Oficios. Por las mañanas pintaba en el estudio de Maruja Bardasano y por la tarde iba a clase a la Escuela de Artes y Oficios.

El estudio Alma-Sorolla-Arte

MVyC: ¿Cuándo te diste cuenta que tenías un genio en la familia?
FALS: La verdad es que yo era inconsciente de algunas cosas. Yo me di cuenta cuando, de repente, en un libro de Historia vi un cuadro parecido a los que había en casa de mi abuela.  Además coincidía el apellido y me percaté de que ‘el abuelo’, porque así le llamábamos todos, era importante. Debía tener unos 12 o 13 años. Claro, sabía que mi bisabuelo había sido pintor, pero no la importancia que había tenido. Además mi abuela tampoco era una persona que le diese mayor importancia. Para ella era su padre. No estaba todo el día hablando de ello y no nos inculcaban que era una personalidad tan relevante. En aquel momento, aunque el Museo Sorolla ya estaba abierto, no tenía la importancia que tiene ahora.  Sorolla estaba muy denostado y no se hablaba tanto de él.

MVyC: ¿Por qué crees que pasó esto?
FALS: Yo tengo mi propia teoría. La envidia en España es muy mala. Y Sorolla fue una persona que triunfó a nivel internacional en un momento   que para España no era el mejor. Aquí se daban golpes de pecho porque se había perdido Filipinas, Cuba, los gobiernos se superponían, no se veía un futuro halagüeño. Y, como parte del carácter español, nos tiramos piedras sobre el propio tejado. Por otro lado Sorolla transmitía en sus cuadros positividad ante la vida y eso no cuajaba. Estaba la idea de ‘Sorolla = burgués’, ‘Sorolla con dinero’ y ‘Sorolla positivo’ e hicieron todo lo posible para taparlo. Además no se perdonaba que hubiera tenido tanto éxito en vida. No era el clásico pintor de poca suerte y de pobreza, frente a otros muchos. Fue él el que pintó los paneles de la Hispanic Society y ningún otro.

Vista del estudio

MVyC: ¿Siguió tu abuela Helena esculpiendo?
FALS: Después de casarse, el matrimonio se marchó de Madrid porque a mi abuelo le destinaron fuera. Así, su primer hijo nació todavía en Madrid, pero los dos siguientes en Albacete. Dejó de hacer esculturas por las circunstancias, porque además de Albacete pasaron a Cuenca y de allí a Madrid otra vez. Sí que hizo un busto de cada hijo cuando eran pequeños. Pero no volvió a trabajar de manera continuada, aunque siguió haciendo esculturas pequeñitas y enseñó a sus hijos a tallar. En la casa ya no había ‘hueco’ para un taller de escultura. Aunque yo creo que mentalmente seguía esculpiendo. Hacia 1968 hizo un autorretrato magnífico.

MVyC: ¿Alguna vez has sentido el peso de llevar el apellido Sorolla?
FALS: Muchas veces.  Siempre me gustó su estilo, que no se llevaba cuando yo estudiaba. Gustaba más lo abstracto, como ahora el hiperrealismo. A mi no me gusta la pintura acrílica. Sigo pintando con óleo y procuro que sea una pintura bastante suelta. Y es inevitable que  comparen mi pintura con la de él.  Unos dicen que mi pintura no se parece a la suya, otros dicen lo contrario. Hay opiniones para todos los gustos.  El apellido a veces pesa y otras es una satisfacción y te abre puertas.

Fabiola en el Museo Sorolla

MVyC: Aparte de Sorolla, ¿cuál es tu artista favorito?
FALS: Velázquez me gusta mucho. Durero como pintor era fantástico, pero como grabador me parece espectacular. José Bardasano, el padre de mi  profesora Maruja, era estupendo. Turner me encanta. Ramón Casas. De los actuales destacaría a Felipe Santamans, pastelista, aunque no se prodigue mucho. Mi profesor de escultura, Julio López Hernández, era fantástico. Me gusta también la escultora Blanca Muñoz, el escultor Javer de Benito, las pintoras Rocío Guerrero, Virginia Saldaña,  el pintor Mariano Cabellos y otros pintores americanos como Saim Caglayan, Susan Lyon, John Burto y Jeff Sewell.

MVyC: Cuando terminaste los estudios de Grabado en la Escuela de Artes y Oficios, ¿cuál fue tu siguiente paso?
FALS: Al terminar los estudios hice un curso más de Grabado. Para poder pintar y grabar me independicé y trabajé al mismo tiempo para poder mantenerme. Por aquel entonces mi casa no era la más adecuada para poder realizar mis trabajos de grabado así que me dediqué más a la pintura. Siempre tuve el objetivo de hacer una exposición al año y eso he hecho desde el año 1979 aproximadamente.

Fabiola Almarza Lorente-Sorolla, ‘Extrañas’, óleo

MVyC: ¿Cuándo decidiste poner tu propio taller?
FALS: Desde que empecé con Maruja Bardasano siempre me gustó la forma en que ella llevaba su taller. En la crisis anterior me despidieron de la empresa donde trabajaba y, curiosamente, todo me llevó a la pintura. Conseguí un trabajo en el Palacio Real por el INEM y además me apunté a un curso de ‘Dorado y Restauración de marcos’ en el propio palacio por las mañanas. Puse un anuncio para dar clases particulares de pintura y de dibujo. Por aquel entonces mi hijo recibía clases de cerámica y su profesora me llamó para que diera clases en su taller. Y así empezamos las dos juntas. Con el tiempo el taller se quedó pequeño y alquilamos un local más grande. Pero estaba en un segundo piso y era difícil que la gente nos viera. Al final la dueña reclamó el local y, cosas de la vida. yo había recibido un dinero tras la muerte de mis padres, y pude comprar el local que tengo ahora. Es decir, desde el 2008 no he hecho ningún trabajo que no estuviera relacionado con la pintura. El estudio está funcionando muy bien y estoy ahí todo el día. Además ahora también trabaja conmigo mi hijo.

MVyC: ¿Qué tipo de alumnos tienes?
FALS: Tenemos de todas las edades. Desde 3 años hasta 84 años. Por las mañanas suele venir gente más mayor y ya por las tardes niños y jóvenes y a última hora también adultos. Un día a la semana tengo a jóvenes que están estudiando el Bachillerato Artístico y quieren dedicarse a ello.

Fabiola Almarza Lorente-Sorolla: ‘El vuelo’, monotipo, 58x38cm

MVyC: ¿Os ha afectado el Covid 19?
FALS: Hemos tenido suerte por que no hemos cambiado nada. Mi idea siempre fue tener grupos pequeños porque es la única forma de poder atender a cada alumno. Por eso los grupos suelen ser de unos 6 alumnos y el espacio que tenemos para cada uno mide como mínimo 2m x 2m. Esto significa que en la zona de pintura puedo tener a 6 alumnos; en la de cerámica hemos añadido otra mesa de forma que estén más distanciados. Hay otra zona para dibujo y también la de grabado. El aforo es ahora mismo de 15 personas para el 50% del local. Tenemos abiertas las ventanas todo el día, utilizamos las mascarillas. Abrimos el 1 de junio del año pasado y no hemos tenido ningún caso de Covid 19.

MVyC: Desde hace un tiempo vendes también cuadros a traves de internet….
FALS: Empecé muy fuerte en la página web antes de Navidad, pero la tengo un poco abandonada actualmente. Tuve muchas ventas y encargos y no he tenido tiempo de hacer más obras. Voy a promocionarla un poco más dentro de poco.

MVyC: También estáis dando conciertos en el estudio…..
FALS: Al estudio le puse el nombre de ‘Alma Sorolla Arte’ porque no quería limitarlo a la pintura. La idea de dar conciertos la tengo desde hace mucho tiempo. Y, justamente con el Covid 19, nos hemos conocido más los vecinos y uno de ellos, Grégory Lacour, trabaja en en el Teatro de la Ópera. Hablando sobre proyectos pusimos en marcha los conciertos y ya hemos tenido 5 con mucho éxito, la verdad.  Asisten unas 20 personas por cuestiones de aforo. En algunos yo pinto, mientras Grégory toca el cello.

Fabiola Almarza Lorente-Sorolla: ‘Jugando con olas’, pastel, 160x120cm

MVyC: ¿Sigues grabando?
FALS: Ahora mismo pinto más. El Grabado requiere mucho tiempo para hacer aguafuerte o buril, que también me encanta. Tiempo que ahora casi no tengo debido a las clases. Pero teniendo la paleta y el caballete puestos aunque sólo tenga una hora, me pongo a pintar.

MVyC: ¿Qué temas has tocado?
FALS: Pues realmente de todo, desde bodegones a retratos o paisajes. Me gusta mucho pintar flores y, sobre todo, pintar del natural. Ahora está un poco complicado porque prácticamente no podemos salir.

Fabiola pintando al aire libre

MVyC: ¿Qué proyectos tienes para el futuro?
FALS: Tenemos previsto un concierto el 21 de marzo. También estamos haciendo cursos de fotografía y  queremos empezar con clases de acuarela.

MVyC: ¿Cómo ves el futuro del arte?
FALS: Hay que reinventarse constantemente. Ya no vale con que te lleve un galerista y expongas con él. No creo que las galerías de arte subsistan mucho tiempo. Las macro ferias que se hacen actualmente no me gustan. Vuelven a ser las galerías las que llevan a sus artistas. Ahora se está empezando a vender arte por internet. Hay gustos para todo y no nos debemos dejar limitar. Los artistas tenemos que cambiar. Ya no vale estar en un estudio, en solitario, pintar y luego exponer. Ese ha sido uno de los motivos para coger este local. Con sus grandes ventanales a la calle hace que la gente nos vea y entre. Es un estudio abierto al público.

‘Siesta’ de Joaquín Sorolla

MVyC: Y ya para terminar, si tuvieras que escoger un cuadro de Sorolla, ¿cuál eligirías?
FALS: ¡Qué difícil! Me gusta mucho ‘Madre’, sobre todo porque el bebé es mi abuela, Helena. Pero ‘La siesta’ es espectacular.

‘Madre’ de Joaquín Sorolla

Si quereís conocer más de Fabiola Almarza Llorente-Sorolla, visitad su página web y su tienda on-line, vale la pena: https://almasorolla.es/

 

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.