Exposición ‘Juan Prim y Prats, de soldado a presidente’

enero, 2015

El Museo del Ejército en Toledo rinde homenaje en el bicentenaio de su nacimiento al General Prim con una exposición conmemorativa que revisa toda su vida.

General Prim por Madrazo
General Prim pintado por Madrazo

 

En la muestra, que ha tardado dos años en realizarse, se ha contado con la colaboración de diversas entidades, entre ellas el Museo de Historia de Barcelona, el Archivo General Militar o la Biblioteca Nacional. La exposición ha sido comisariada por José Federico Fernandez del Barrio, coronel jefe de la Secretaria General del Museo del Ejército.

Cabe destacar que entre las piezas que podemos ver hay varios documentos inéditos.

Para el coronel Fernández del Barrio, el General Prim es un personaje complejo, sobre el que hay las más diversas teorías. Como militar habría que destacar su valor y como político su perseverancia para que brillaran sus ideas. Fue un político avanzado en su tiempo, hecho que al final le costaría la vida. Sobre sus ideas se cimenta la España moderna. Conceptos como federalismo, populismo o conservador se acuñan en aquella época y definen las corrientes políticas de hoy.

La exposición se divide en varias secciones.

El Entorno

La primera de ellas se centra en el entorno y las circunstancias particulares de Prim. Su nacimiento en una familia ‘venida a menos’, la relación con su madre, los brotes anticlericales (actuaciones de ‘Fray Puñal’ defendiendo el absolutismo) marcarían al joven Prim que pronto se vió como cabeza de familia tras la muerte de su padre.

Plano de reus de Martín Cermeño
Plano de Reus realizado por Martín Cermeño

En esta sección podemos destacar un plano de la ciudad de Reus realizado por Martín Cermeño (1700-1773). A Cermeño se le debe la creación de los cuarteles militares, el primero de los cuales se realizó en Reus y que después se implantaría en el resto de España.

En esta sección tenemos ya lo que será el futuro Prim político. Desde muy joven Prim reconoció la importancia del manejo de la imagen pública. Como muestra cabe mencionar que al ser mas bien bajo, siempre procuraba mostrarse, tanto en fotografías como en retratos, sin referencias que pudieran destacar este hecho. Daba gran importancia a la higiene personal. Le gustaba el juego y la caza. Entre las armas expuestas en esta sección tenemos un Winchester que perteneció a Sagasta y que podría haber utilizado cuando cazaba en la finca de Prim.

Entre los documentos está el escrito en el que la reina Isabel II delega el papel de madrina en la boda de Prim en la suegra de éste.

órgano ametrallador de la Guerra Carlista
Órgano ametrallador de la Guerra Carlista

 

 

Prim el Soldado

Prim saltó a la fama en la Primera Guerra Carlista, aunque sólo estuvo en la zona catalana. No participó en ninguna gran batalla, pero supo destacar. Las armas que se utilizaron en este enfrentamiento fueron las mismas de la Guerra de Independencia.

La primera acción bien documentada de Prim se produjo en San Feliu de Saserra por la que sería condecorado en 1837. Tras el asalto a Solsona fue nombrado comandante. Prim consiguió que cada acción militar se convirtiera en un ascenso en su carrera militar. En 3 años pasó de soldado raso a coronel.

En la hoja de servicios de Prim vemos cómo la fecha de nacimiento es el 12 de diciembre de 1814 y no el 6, fecha habitualmente citada.

Prim el soldado y político

Contando ya con gran popularidad en Cataluña, Prim decidió iniciar su carrera política presentándose a diputado por Tarragona, elección que ganó. Fue una forma más de aumentar tanto su status social como económico. Todavía tenía mucho que aprender y muestra de ello es el expediente que relata su enfrentamiento ‘a palos’ con un periodista.

Prim, al igual que Espartero, era progresista, pero Espartero mostró una tendencia autoritaria en su forma de gobierno. Desde un principio Prim resultó un político controvertido e incluso molesto para su correligionarios.

En 1842 se originó una revuelta en Barcelona por motivos arancelarios relacionados con el textil. Espartero mandó bombardear Barcelona desde Montjuich, símbolo de la represión. Prim manifestó su oposición a esta acción en el ‘Pronunciamiento de Reus’, y aunque inicialmente no tuvo grandes apoyos, poco a poco se fueron sumando fuerzas y Espartero fue depuesto como regente.

Certificado de matrimonio de Juan Prim y Francisca Agüero

El General Serrano ocuparía su lugar. Llegaría entonces la época de los moderados con Narváez al frente.

La ‘Conjura de los trabucos‘ para derrocar a Narváez fracasó y se acusó a Prim de estar involucrado, hecho que él negó. Se le condenó a muerte. En la exposición encontramos el documento condenándole a prisión y también el del perdón otorgado con posterioridad.

En 1847 Prim está en Puerto Rico y ayuda a los daneses en un levantamiento de los esclavos.

En 1853 viajó a Crimea como observador y asesor del sultán turco. De este viaje queda un informe en el que Prim informa sobre la Guerra de Crimea.

Terminado el decenio moderado llegamos a la ‘Vicalvarada‘ en 1854 con la sublevación de Espartero y O’Donnell. Espartero sería presidente del gobierno, pero O’Donnell era realmente el ‘cerebro en la sombra’. Entre los documentos más conocidos relativos a este acontecimiento está el ‘Manifiesto de Manzanares, pero en la muestra podemos ver también el ‘Manifiesto de Aranjuez‘ firmado por O’Donnell.

Aunque gobernaba el grupo político afín a Prim, éste no llegó a ‘encajar’ y terminó destinado en Granada.

abanico de Emilia Pardo Bazán
Abanico de Emilia Pardo Bazán con dibujos relativos al general Prim

Propuso la realización de un plano de Melilla lo que le sirvió de excusa para salir con toda la guarnición provocando un combate. De hecho, el mapa se realizó durante los combates. Prim fue nombrado teniente general.

Otro de los puntos álgidos en la trayectoria de Prim sería la Guerra de Marruecos, guerra apoyada por el pueblo español que estaba decidido a salvar el honor de España y la reina. La política de O’Donnell fue artífice de esta unión de los españoles. Prim estaba al frente de una división de reserva. El escritor Pedro Antonio de Alarcón fue corresponsal de guerra y estuvo en todos los combates dejando constancia de los hechos acaecidos en un libro publicado con posterioridad. El ejército español era superior al marroquí en infantería, pero inferior en caballería. Los marroquíes tenían artillería, pero no sabían usarla en condiciones. En esta guerra apareció por primera vez como parte activa la guardia civil que actuaba como policía militar.

Winchester perteneciente a Sagasta

La guardia civil de caballería hacía las funciones de escolta. Debido a una mala planificación logística murieron más soldados por el cólera que por la propia guerra. Hubo cerca de 32.000 enfermos, consecuencia de malas condiciones sanitarias.

Prim con su batallón protegía a los zapadores que iban mejorando los caminos. Batallas fundamentales fueron la de Tetuán, Wad-Ras y Castillejos. En la exposición podemos ver la bandera del 2º batallón del regimiento de Córdoba que enarboló Prim. Sería realmente el general Zabala quien remató la acción de Castillejos. La artillería ganada a los marroquíes sería después fundida para realizar las esculturas de los leones que se encuentran delante del Congreso de los Diputados.

Prim, el político y soldado

En esta sección encontramos piezas relativas a la estancia de Prim en Méjico que tanta controversia produjo, quedando finalmente demostrada la correcta actuación del general.

Diorama carlistas e isabelinos

Prim pretendía una alternancia política, pero Isabel II prefería a los moderados, de forma que Prim fue de alguna forma bloqueado. Intentó una sublevación que fracasó. Fue perseguido por el gobierno mientras su imagen de héroe romántico iba creciendo día a día. Mientras no encontraba apoyos entre los políticos, sí era muy admirado por el pueblo.

Fomentó aunque no participó en el levantamiento del Cuartel de San Gil que fracasó. Fue el primer levantamiento que pretendía, no un cambio de gobierno, sino derrocar a la monarquía. Las muertes de O’Donnell y Narváez dejaron libre el camino para la revolución conocida como ‘La Gloriosa‘ que acabó con el reinado de Isabel II.

En la exposición tenemos una maqueta de la fragata Villa de Madrid con la que Prim fue viajando por la costa sublevando las distintas ciudades. Sería finalmente en la batalla de Alcolea en la que serían derrotados los seguidores de la reina.

fragata Villa de Madrid
Fragata Villa de Madrid

 

Prim, el presidente

Podemos ver en la muestra el nombramiento provisional de Prim como ministro de la Guerra firmado por el General Serrano. La revolución perseguía una monarquía parlamentaria .

El Gobierno provisional convocó elecciones para unas cortes constituyentes que darían su fruto en la Constitución de 1869. Es una constitución con ideas completamente nuevas en la que quedan reflejados los derechos y libertades de los ciudadanos.

Tras la búsqueda de un nuevo rey para España, por fin Amadeo de Saboya aceptó el nombramiento. El acta de aceptación se encuentra en la exhibición, además de múltiples cartas y docuemntos de Prim relativos a la búsqueda del nuevo rey.

También podemos ver la levita y el gabán que llevaba en el momento en que su berlina fue acribillada a balazos.

Es este sólo un breve relato de lo que nos muestra la exposición que bien merece una visita pausada.

Coronel José Federico Fernández del Barrio
Coronel José Fernández del Barrio, comisario de la exposición

Hay que resaltar cómo se presenta a Prim solamente en base a documentación fehaciente dejando de lado las leyendas. Hay toda una serie de espadas con empuñaduras de gran valor que pertenecieron a los grandes’espadones’ del siglo XIX, condecoraciones, ropas, monedas, etc. Todo un conjunto que nos hace comprender algo mejor al complejo personaje del General Prim.

Queremos agradecer expresamente la amabilidad y ayuda prestadas tanto por el capitán Ricardo Miró como por el coronel José Federico Fernández del Barrio en la elaboración de este reportaje.

La exposición puede visitarse en el Museo del Ejército de Toledo (Alcázar de Toledo) hasta el próximo 12 de abril.

Fotografías: Rafael Castañeda Fotografía

Permiso dado por Isabel II para que Prim pudiese casarse y cesión del puesto de madrina a la suegra del mismo
Juan Prim y Prats
Juan Prim y Prats
Francisca Agüero
Francisca Agüero, esposa del General Prim
Fusil de la I Guerra Carlista
Bandera del Regimiento de Zamora bajo la que combatió Prim
Diorama ‘El abrazo de Vergara’
Hoja de servicios de Prim
Condecoraciones del general Prim
Testimonio del altercado entre Prim y un periodista
Espada de corte de Narváez
Informe del general Prim sobre la guerra de Crimea
Manifiesto de Manzanares
Fusil utilizado en la guerra de Marruecos
Mapa de Melilla
General Serrano
El General O’Donnell
Sable del General Echagüe
Material sanitario utilizado en Marruecos
Detalle de ‘La Batalla de Tetúan’ de Sans y Cabot. A la derecha el General Prim
Diorama: Artillería de montaña a lomo (s. XIX)
‘Batalla de Tetuán’ de Estevan y Vicent
A la izquierda escribanía con la que se firmó la paz de Wad-Ras, detrás pistola de chsipa de O’Donnell regalada por Muley El Abbas y a la derecha silla de montar de O’Donnell
Busto de Francisco de Asís, rey consorte. Anónimo, 1849
Juan prim y Ptrats por Madrazo
Juan Prim por Madrazo
General Serrano
General Serrano de Juan Antonio Benlliure y Gil
Amadeo de Saboya
Amadeo de Saboya. Anónimo, 1871

 

No tags for this post.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.