El Metro de Madrid

El transporte público

plano de la estación de Chamberí

A finales del siglo XIX Madrid comienza a conocer el transporte público. En primer lugar aparecieron los tranvías tirados por caballos, que ya se utilizaban en Jerez de la Frontera. El primer trayecto cubría el trayecto desde la Puerta del Sol hasta la calle Serrano.

Ya en 1906 se impuso el tranvía de vapor y posteriormente el eléctrico, que en los años 30 transportaría a 200 millones de pasajeros al año.

entrada al andén en la estación de Chamberí

A partir de entonces los inventos se sucederían con rápidez: el automóvil, los autobuses y el metro cambiarían la forma de vivir de las ciudades.
Lo que a principios del siglo XIX era una excursión de un día, pasaría a ocupar sólo unas horas. El transporte permitió a los madrileños moverse sin grandes complicaciones de una zona a otra de la ciudad. Ya no había que vivir cerca del trabajo, porque había medios para llegar al mismo.

En 1970 los tranvías desaparecieron, cediendo su sitio a autobuses y metro.

El Metro

entrada al metro de ChamberíAunque hubo algún intento anterior, la primera línea de metro se inaugura en 1919. El projecto parte de la idea de varios ingenieros que quieren dotar a Madrid de 4 líneas de metro.

La obra no parece que convenciera a muchos inversores y, aunque el Banco de Vizcaya aportó 4 millones de pesetas, seguían faltando otros 4. Finalmente el propio rey Alfonso XIII invirtió 1 millón de su fortuna particular, lo que parece animó a otros inversores.

El proyecto del metro fue obra de los expendediría de billetes en la estación de Chamberíingenieron Carlos Mendoza, Miguel Otamendi y Antonio Gonzalez Echarte y las estaciones fueron diseñadas por Antonio Palacios.

 

Las obras comenzaron en 1917 y, al coincidir con la I Guerra Mundial avanzaron con lentitud, debido a que los materiales llegaban con mucho retraso.

La primera línea de metro uniría la Puerta del Sol y Cuatro Caminos, por aquel entonces prácticamente en las afueras de Madrid. La línea tenía 3,48km y 8 estaciones. El tiempo en recorrer el trayecto era de 10 minutos, lo que permitió a muchísimos madrileños pasar la tarde en el centro, aunque vivieran en las «afueras».

zona de escaleras con azulejos blancos en Chamberí

La línea 1 se fue ampliando y cinco años después quedó inaugurada la línea 2 que cubría el trayecto entre Puerta del Sol y Ventas.

Poco a poco el subsuelo de Madrid se fue llenando de más líneas y estaciones hasta llegar a los 284km y 294 estaciones con que cuenta hoy en día tras una existencia de ya 90 años.

 

Los billetes de ida y vuelta se implantaron ya en 1924 y en 1931 el primer expendedor automático de billetes.

La Guerra Civil

Durante la Guerra Civil (1936 – 1939) el metro fue utilizado como refugio durante los bombardeos, en algunos casos también para transportar a los muertos hasta los cementerios y como arsenal. De hecho en 1938 hubo una fuerte explosión en uno de estos arsenales que, parece ser, produjo bastantes víctimas.

Trenes de Cercanías

A partir de los años 50 se pretende ampliar la red de comunicaciones con más líneas de tren pasando por la estación de Chamberímetro e incluir además trenes de cercanías que van por la superficie y unen estaciones más alejadas entre si.

La estación fantasma

La estación de Chamberí se encuentra muy cerca de las estaciones de Iglesia y Bilbao por lo que se decidió cerrarla en 1966. Durante muchos años estuvo completamente abandonada, deteriorándose totalmente hasta que en el año 2008 fue reabierta al público. Actualmente se realizan visitas guiadas rememorando la historia del metro y permitiéndo a los visitantes conocer cómo eran las estaciones originales. Se han anuncios en la estación de Chamberícolocado anuncios de la época y se ha mantenido el aspecto con las paredes de azulejos blancos. Los trenes siguen pasando de largo por esta estación que ya ha perdido su aspecto fantasmagórico.

Ampliación del metro

A partir de los años 1990 se plantea una gran ampliación de la red metropolitana, intentando que las estaciones no estén a más de 600 metros de distancia.

Desde entonces el metro ha ido creciendo y todavía no ha acabado su evolución. Las líneas se van mejorando constantemente introduciendo nuevos tipos de trenes más cómodos para los viajeros o andenes más seguros con accesos para discapacitados. Cada vez queda más claro que es la forma ideal para moverse por Madrid como demuestran los más de 2 millones de pasajeros que lo utilizan diariamente.

Fotografías: Rafael Castañeda

No tags for this post.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.