Estado de alarma: Día 61

Buenas tardes. Hoy he dado mi primera clase de ‘gimnasia de mantenimiento’ online y todavía no me he recuperado. Y dentro de un rato tengo ‘Sevillanas iniciación’. Ya veremos cómo acabo el día.
Ayer nos quedamos en que las monjas del ‘Mary Ward’ querían echar al director de Relaciones Públicas. Se hizo una asamblea con padres, alumnas, profesores y una de las quejas de los padres era que ‘no habíamos tenido ejercicios espirituales’ ese año. Casi me da un síncope al oir aquello. Resultado final: un grupo de alumnas y profesores nos fuimos y creamos una escuela nueva ‘Esurp’ – Escuela Superior de Relaciones Públicas. Muy original el nombre, ¿verdad? Durante todo el verano las alumnas nos íbamos turnando en unas oficinas que nos dejaron algunos padres para atender a los futuros estudiantes. Hasta ese momento sólo había chicas, pero ahora, evidentemente, el curso iba a ser mixto.
Por fin el segundo curso lo hicimos en el Colegio Mayor Mara, en la Ciudad Universitaria. Fue un curso estupendo. Al finalizar nos absorbió el CEU y tercero lo hicimos en una planta de un edificio de la Gran Vía donde estaba también una emisora de radio. No estoy segura, pero creo que era de la Cadena SER. Estábamos a la vuelta de los famosos almacenes SEPU. Para nosotras era ya el último curso y cual no sería nuestra sorpresa cuando nos enteramos que el CEU se niega a darnos el título de nuestros estudios. Evidentemente el director, al que habíamos apoyado en su día, se inhibió del tema y miró para otro lado. Yo acudí al hermano de una compañera que era abogado y por lo menos conseguí un certificado de estudios. Pero vamos, que tiene narices el tema. Después de jugártela por el menda ese, va y nos deja con el culo al aire. Espero que en algún momento le haya caído algo del cielo.
La verdad es que salidas no tiene esta profesión en España, pero lo que aprendí ahí me ha servido mucho más que cualquier asignatura posterior en la Universidad. No hay nada como tener como profesor a un profesional de la asignatura. También os digo que no hay nada peor que una clase formada sólo por chicas. Teníamos todas entre 18 y 22 años. Terribles. A un profesor de Sociología que era muy joven le hicimos la vida tan imposible que acabó yendose. Enfrentarse a una jauría así debe dar miedo. Es verdad que había otros profesores que nos tenían encandiladas y que no se andaban con tonterías, pero eso lo da la experiencia, los jovencitos no tenían nada que hacer con nosotras.
Hoy vamos a poner un poco de música alemana. Imagino que esta canción os sonara, aunque cantada por otros.; este cantante fue uno de los que más éxito tuvo en Alemania durante muchos años. Esta canción me encantaba cuando era pequeña; imagino que algunos del colego la recordarán: es un cantante inglés que canta con su acento.

No tags for this post.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.