‘La edad dichosa’-La infancia en la pintura de Sorolla

Se acaba de inaugurar la nueva exposición, ‘La edad dichosa’-La infancia en la pintura de Sorolla‘ en Museo Sorolla. Podrá visitarse hasta el 19 de junio de este año.

La exposición ha sido comisariada por dos conservadoras del Museo Sorolla, Sonia Martínez Requena y Covadonga Pitarch Angulo y cuenta con 41 cuadros y 3 dibujos, 25 de ellos de otras instituciones o colecciones privadas.
Hay en las obras de Sorolla tres temáticas clave: su familia, el mar y los niños. Tres temas que, evidentemente, se entremezclan entre  sí.

‘El columpio’, Benimámet, 1894

La  exposición se ha dividido en tres secciones:

  • El centro de la familia: vemos aquí alguno de los cuadros más conocidos de Sorolla, como ‘Maternidad‘ o alguno de los retratos hechos a sus hijos. Ya en ocasiones anteriores hemos podido comprobar que el pintor tenía en su familia su mayor inspiración. Son innumerables tanto los cuadros, dibujos o bocetos que pintó de los diferentes miembros. En los cuadros de Clotilde y sus hijos, ella representa el ideal de mujer de su época,  el ángel del hogar y, sobre todo, dedicada a sus hijos.
    ‘El primer hijo’, Madrid, 1890

    Ella se ocupará de educarlos en sus primeros años, mientras que el padre los observa. Posiblemente este amor por su familia tenga sus origenes en la infancia del propio Sorolla que se vio pronto huérfano lo que le haría dar todavía más importancia a la familia.

    ‘El beso’, 1899

    Encontramos en esta sección tambien cuadros de otros niños con sus niñeras en el parque o con familiares. También retratos encargados a Sorolla y que, posiblemente, muestren más el gusto del cliente que del propio pintor.

    ‘Los hijos de los señores de Urcola’, Madrid, 1907
  • El mundo de los niños: a finales del siglo XIX y principios del XX los niños llegaron a tener una entidad propia, se vio la importancia del juego y la educación en la posterior vida del adulto.
    ‘Los farolillos’, Valencia, 1891

    Aunque siguió habiendo niños obligados a trabajar, poco a poco fueron introduciéndose cambios en una sociedad a la que ya preocupaba el bienestar de los pequeños. Sorolla nos muestra a los niños, como no podía ser de otra manera, jugando en el agua con el sol reflejándose en su piel, saltando a la comba, estudiando, pintando o bañandose.

    ‘La hora del baño’, Valencia, 1904
  • La otra infancia: en esta sección se muestran cuadros de Sorolla que reflejan a esos otros niños que tienen que trabajar o pedir limosna. Se dice que el pintor no critica estas actividades en sus cuadros, pero el mero hecho de reflejarlas ya constituye en sí una crítica, puesto que muestra estas actividades a la sociedad.
    ‘Niña hilando en El Cabañal’, 1904

    Eso no quita para que los retratados sean tratados con respeto y cariño. Tenemos aquí un estudio previo para el conocido cuadro ‘¡Triste herencia!’ o el retrato de un niño muerto. Recordemos el interés que había en aquella época por fotografiar a los muertos como recuerdo.

    ‘Cabeza de niño en el lecho’, Valencia, 1883

Como siempre, no podemos más que recomendar la visita a esta exposición.

La exposición puede visitarse de martes a sábado de 09:30 a 20:00 horas y domingos y festivos de 10:00 a 13:00 horas.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.