Estado de alarma: Día 11

Van pasando los días y aquí seguimos, gracias a Dios. De mejor o peor humor, pero estamos, que es lo que importa.
Hoy fui por fin al Mercadona. Me puse una mascarilla y parecía un pato. ¡Que agobio! Pobres los que las tienen que llevar todo el día. Así salen luego en las fotos con las caras hechas polvo.
En la tienda poca gente y todos mirándonos de reojo. Os cuento: voy a la pescadería y hay solo una mujer. La dependienta pregunta: ¿La siguiente? y empieza a atender a esta señora. ‘Ah, hoy no va con número’ pienso y me coloco a dos metros a esperar. Había otra dependienta colocando pescado empaquetado, que me había visto. Cuando termina se

Esta foto es de hace unos días. Vaya nubes más espectaculares que tuvimos

pone detrás del mostrador y empieza ‘El 70, 71,72,73’ ‘Yo, yo’ contesta una señora que estaba perdida por el fondo. ‘Vaya’ me digo, ‘por lista’ y voy a coger un número. El 74. ‘Bueno, pues ahora me tocará a mi.’ Y viene corriendo uno desde la fruta ‘Yo tengo el 71’. ‘Pues ahora le atiendo’ dice la dependienta. Oye, que me sentó de mal…… Asi que hice una bolita con el número, me la guardé en el bolsillo, me di media vuelta y me fui. Eso si… con una dignidad como la reina de Inglaterra. Resultado final: hoy no hemos comido pescado. Porque yo cuando digo que no, es que no, vamos.
Esta mañana he intentado hacer la compra de las cosas pesadas en Alcampo. Cuando ya tenía la compra hecha me pide que me identifique. Lo hago y ¡la cesta se queda a cero! Nada, tranquila. Vamos  a empezar otra vez. Vuelta a repasar las secciones. Y esta vez había productos que simplemente no me metía en la cesta. Bueno, pues compro lo que está en la cesta y ya está. Entro en la cesta y ahí me quedé…. ni para delante ni para atrás. Lo he vuelto a intentar hace un rato y me sale un cartel que estoy en lista de espera, que tardaré más de una hora en poder volver a entrar, que hay más de 34 mil delante de mi. Yo, tranquila. Volveré a intentarlo esta noche, tarde, a ver si hay suerte.
Se está poniendo la cosa difícil. Pero cerveza y patatas fritas he comprado, asi que lo imprescindible lo tengo.
Por cierto, la película esa que os dije que era un rollo se llama ‘Chicas perdidas‘, por si os topáis con ella. Como podréis ver en el link por lo visto está arrasando, auqnue igual lo dicen para que piquemos y la veamos. Y si la véis de todas formas, quién avisa, no es traidor.
Creo que voy a releer uno de los libros de P.G.Woodhouse. No se si lo conocéis. Es un escritor inglés con el típico sentido del humor británico. Sus libros son eminentemente humorísticos y te hacen pasar un buen rato. No se si traducidos tienen tanta gracias, pero vale la pena echarles una leída y más ahora. Aquí un enlance a un corto ejemplo de una serie basada en alguno de sus personajes. ¡Reconocéis los actores?
¿Qué os parece que ahora Europa se esté gastando millonadas en comprar material de hospital a los chinos? Nos mandan al bicho y encima les pagamos. Esta claro que algo estamos haciendo mal. Va a haber que sentarse tranquilamente y reordenar nuestra industria, nuestros principios, nuestras prioridades y tantas cosas más.
Recordando cosas aquí os dejo a los Bravos que tantos buenos ratos nos dieron. En el año 68 actuaron en el Festival de Benidorm. Fui con una amiga a verlos. Era el primer día del festival y vimos la primera actuación de Julio Iglesias, sin saber lo que llegaría a ser, claro.
Lo de los Bravos si que fue un furor. Me acuerdo de ‘Los chicos con las chicas‘, no sé cuantas veces fuimos a ver la película.
Ya os contaré mañana si al final he podido hacer la compra. Y para terminar, el enigma musical del día aquí.
Y ya sabéis: mañana será …….. eso

No tags for this post.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.