Estado de alarma: Día 35

Hola, ¿cómo llevamos el día? Nosotros tranquilos, como corresponde al fin de semana, aunque esta mañana le he dado un repaso al descansillo con lejía: puerta del ascensor, pomos, etc. etc. Vaya peste a lejía que se te queda luego en las manos. Hasta que te la quitas….
Por cierto, os habéis fijado que curiosa es la palabra ‘picaporte’. Acabo de mirar de dónde viene:  del catalán picaportes, formado de pica (pequeña lanza de fierro) y portes (puertas), en relación a un instrumento que mantiene las puertas cerradas. La palabra catalana pica viene del latín picus y portes, plural de porta, viene del latín. Está bien esto de mirar de vez en cuando el origen de las palabras.
¿Habéis visto que ya terminé el puzzle? Al final faltaba una pieza. No sé si es porque el juego venía mal o porque Kyra ha hecho de las suyas. Aunque he intentado sonsacarle si lo ha sido ella, se ha hecho la loca y no me ha hecho caso. Le daré el beneficio de la duda.
A veces vemos una serie para llenar ‘hueco’ de esas que no hay que seguir obligatoriamente. Es ‘The Rookie‘ (novatos de la policía). La protagoniza Nathan Fillion, el de ‘Castle’. Pues el último episodio estaba en inglés con subtítulos en inglés. Y digo yo: seguramente los actores de doblaje también habrán parado, asi que, de momento, lo nuevo que venga irá sin doblar, ¿no? Así practicamos un poco que tampoco pasa nada.
No sé si os conté ya que estábamos intentando comprar una bicicleta estática o una cinta para andar. Pues como con las mascarillas (o peor). Todo agotado o, como pronto, te lo traen en junio. Y no véas cómo han subido los precios. ¡Qué barbaridad! Ahí hemos estado poco espabilados. Tendríamos que haber mirado antes, pero ¿quién iba a saber que esto iba a durar tanto? Habrá que organizarse después por si viene otra igual y estar mejor preparados.
Me estaba acordando hoy de cuándo vinimos a vivir a Madrid. Vivimos 13 años justo al lado del Bernabeu (todos los conocidos decián ¡Pero qué lejos os habéis ido!) y he visto las ovejas subir por la calle Concha Espina. Cuando vinimos a la Ciudad de los Periodistas nos pasó otro tanto. Otra vez ovejas. Y os imagináis que nos despertaba el autobús cuando pasaba porque no se oía nada. Volviamos a estar en el quinto pimiento, pero al final, la ciudad te alcanza. Estábamos buscando piso y me acuerdo que, ya casi desesperados, vinimos mi padre y yo por la mañana a ver pisos aquí. El tamaño era el adecuado, pero yo creo que lo que le hizo decidirse era la vista desde la terraza. La verdad es que sigo sin cansarme de ver Madrid desde aquí. Y ahora ‘sin boina’ más todavía. Entre nosotros y el Barrio del Pilar estaba la Vaguada que era un descampado, más sucio que limpio. Y con una cuesta de aúpa..Un día en invierno habíamos ido al cine, precisamente a ver ‘Aterriza como puedas’ y al salir estaba nevando. Estábamos en la zona del Retiro y tuvimos que volver despacito, despacito, porque el suelo estaba helado. Me acuerdo que cuando llegué al cruce con Ginzo de Limia (la calle que sube desde la plaza de los arcos) como entonces bajaba un montón la calle, estuve pensando si arriesgarme o quedarme en el coche hasta por la mañana. Al final me lancé, pero menudo miedo. Por cierto, la plaza de los arcos se llama en realidad Glorieta de las Reales Academias. Creo que casi nadie conoce el nombre.
Hemos terminado de ver ‘Néboa’, serie de TVE. No está mal, aunque es un poco lenta. Lo que me está cansando un poco es el empeño que tienen ahora de filmar imágenes con un dron: carretera estrecha rodeada de árboles o bosque, coche que va por la carretera y así en todas las pelis. Le han cogido el gusto.
Por cambiar de tema: mañana os hablaré de lo  de la foto. Que también da para un ratito.
Mientras tanto, un poquito de música. Primero George Harrison, después Otis Redding. No está mal para acabar el día. ¡Hasta mañana!

No tags for this post.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.