Estado de alerta: Día 43

Buenas tardes. Hoy un día un poco chuchurrío. Nada especial. Eso si, las lentejas me han salido de 3 estrellas. Muy ricas. Y no es por echarme flores porque las he hecho en la olla tal cual. Pero bien. El problema es dar con la cantidad, porque eso delas sobras es un rollo. Luego te pasas el día viéndo los tupper en la nevera y al final te cenas las lentejas por no tirarlas.
Ayer hice coles de Bruselas para el resto de la familia que les gustan. Yo las odio. Creo que es de las pocas verduras que no puedo ni ver. Y mira que son monas, tan redondidas, pero no puedo con ellas.

Lo de la salida de los niños hoy ha sido un poco caos. Yo he visto sobre todo adultos charlando en grupos, aunque alejados, pero niños menos. Me parece que esto va a ser complicado. Quizás deberían haber puesto un horario por edades para evitar que saliera la gente al tun tun y que se distribuyera más. En fin, ellos sabrán.
Ahora estamos viendo una serie inglesa policíaca, ‘Marcella’. Como ya os he dicho en ocasiones anteriores, los policías ingleses dejan mucho que desear. Son más torpes…. Vamos, lo de Scotland Yard debe ser una leyenda, porque no dan ni una. Y luego los ingleses….. el que no es un obseso sexual, es un psicópata o está como un cencerro. Como para volver a visitarlos. El pasado Noviembre estuvimos 10 días en Londres. Si hubiera visto la serie antes, igual ni vamos. Sólo con pensar a lo que hemos estado expuestos se le ponen a uno los pelos de punta. Y parecían tan normalitos. Escalofríos me recorren la espalda.
Estaba yo pensando: todos los coches que no se han movido en todo este tiempo ¿igual se han quedado sin batería, no? Pues los de los talleres se van a forrar. Que os apostáis que cuando llegue el momento hay escasez de baterías. Habrá que empujar como antes, cuesta abajo hasta que arranque. ¿Os acordáis cuando los coches se calentaban subiendo cuestas en verano? La gente parada en los arcenes poniéndo agua. ¡Qué tiempos! Mi primer coche fue un 600 rojo. Me encantaba. Procuraba ponerme la primera en los semáforos y en cuanto se ponían verde salía como una bala y los dejaba a todos atrás. Y era muy justiciera, he de confesarlo. Pitaba a los coches que se saltaban la luz roja. Un día el que se saltó el semáforo se puso a gritarme y a gesticular. Le mandé unos besitos. Eso ya le volvió loco. Mi padre bendecía a los que hacían algo más. Se quedaban estupefactos. Debían pensar que era un cura. La verdad es que el lenguaje de los conductores tiene su gracia. A mi me resulta gracioso ver cuando la gente se vuelve histérica porque hay atasco, o por lo que sea. Esos aspavientos, esos gritos. Y ¿para qué? Lo único que haces es ponerte más nervioso tu mismo. Bueno, ellos sabrán.
¿Qué os parece eso de que no haya gente para trabajar en el campo? A mi me tiene alucinada. Vamos, que si no vienen los inmigrantes los españolitos ya no están por la labor. Que se cansan. Y pienso en las imágenes de las mujeres después de las guerras recogiendo cascotes y llevando carretas vargadas hasta arriba. Ayer en la televisión salió (creo que era una periodista) que como no tenía trabajo había ido a recolectar. ¿O sea una mujer puede y un tío no? Debe ser que cuando uno tiene título universitario ya no puede mancharse las manos. De verdad, hemos creado un mundo de flojos mimados, pero a cobrar el paro o el subsidio sí que se apuntan. Esto hay que arreglarlo. Yo sabría cómo, pero como no me pregunta nadie relevante…..
Habréis visto que los problemas informáticos impiden que los links que os pongo vayan en su sitio ‘sorpresa’, asi que os los pondré aquí, al final.
Nos hablamos mañana. ¡Que paséis buena noche!

https://www.youtube.com/watch?v=E9md5oW00q4

https://www.youtube.com/watch?v=n03g8nsaBro
https://www.youtube.com/watch?v=bhyha0hP7MY

No tags for this post.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.